NOTICIAS

TELANGIECTASIAS FACIALES (arañitas vasculares) . Tratamiento mediante láser diodo

Facial telangiectasia. Laser diode treatment H Robledo a Director Gerente.

Cirujano General y del Aparato Digestivo. Doctor en Medicina y Cirugía. Fellow American College of Surgeons.

Miembro de la Sociedad Española de Cirugía. Miembro de la Sociedad Española de Flebología y Linfología. Membership of the International Society of Surgery.

Palabras Clave Láser.

Fototermólisis selectiva. Telangiectasias faciales. Tratamiento.

Laser. Selective photothiermolisis.

Facial telangiectasias. Treatment.

Resumen
El término de telangiectasia se refiere a vasos cutáneos visibles al ojo humano. Estos vasos miden de 0,1 a 1 mm de diámetro y representan una dilatación venosa, capilar o arteriolar.

Las telangiectasias, que son arteriolares en su origen, son de pequeño calibre, de color rojo brillante y no protruyen en la superficie epidérmica.

Las que se originan de vénulas son más anchas, de color azul y con frecuencia hacen protrusión en la piel. Las telangiectasias originadas en el asa capilar son finas y rojas inicialmente, pero pueden llegar a volverse de coloración púrpura o azul con el tiempo, debido al reflujo venoso producido por un aumento de la presión hidrostática1,2.

Las telangiectasias se han subdividido por su apariencia clínica en cuatro grupos3:

También la utilización de los láseres debería ser practicada por cirujanos especialmente entrenados en este tipo de tratamientos y con un conocimiento exhaustivo de los conceptos anatómicos, patológicos y un conocimiento especializado de la luz láser y de las interacciones tisulares, mediadas por la absorción de esta luz coherente en los cromóforos específicos.

Introducción
Se encontraron 22 pacientes. Se usó láser Nd:YAG 1.064, con un tamaño de spot de 3mm, una fluencia media de 5J/cm2 (rango 4–10J/cm2), frecuencia 10Hz. El número promedio de sesiones por paciente fue de 6 (rango 4–12 sesiones). El 100% de los pacientes tuvieron una tasa de aclaramiento de más del 50%, lo que se consideró resultado favorable. El único efecto adverso encontrado fueron costras finas que se resolvieron espontáneamente.

1. Simples o lineales. Son muy comunes en la cara, especialmente en la nariz, mejillas y barbilla, también son relativamente frecuentes en las piernas y de color azul.

2. Arborizadas. Son más frecuentes en las piernas, aunque también pueden observarse en la cara.

3. Papulares. Con frecuencia forman parte de síndromes genéticos, como el síndrome de Rendu-Osler-Weber, y también en enfermedades vasculares por alteración del colágeno.

4. Araña. Éstas son telangiectasias originadas de una arteriola central. Aparecen típicamente en edad preescolar y escolar. El pico de incidencia está entre 7 y 11 años. El 40% de las mujeres y el 32% de los varones en estas edades tienen al menos una lesión.

La incidencia en adultos es del 15%. La diferencia en estas cifras implica que el 50-75% de las lesiones remiten de forma espontánea; no obstante, esto no es fácilmente observable debido a que la mayoría de las lesiones parecen persistir sin cambio alguno, llegando a ser una fuente importante de preocupaciones cosméticas, en mayor medida si se presentan en la cara4-6. Las telangiectasias faciales (TF) son más frecuentes en pacientes caucásicos, con fototipos de piel Fitzpatrick tipos I y II. Estas lesiones son especialmente comunes en el ala nasal, la nariz y las mejillas, y son probablemente causadas por una vasodilatación arteriolar persistente resultante de una debilidad en la pared del vaso. El vaso se dilata más cuando existe daño en el tejido conectivo que lo rodea y en las fibras elásticas, como ocurre en la exposición solar crónica y en la utilización persistente de esteroides tópicos.

Estas lesiones tienen un componente familiar y genético, posiblemente definitivo en su desarrollo; la rosácea puede ser un proceso acompañante.

Todas las formas de telangiectasias ocurren por la liberación de sustancias vasoactivas por la influencia de una variedad de factores, como la anoxia, los estrógenos, los corticoides tópicos o sistémicos, diferentes sustancias químicas, múltiples tipos de infecciones bacterianas y virales, y múltiples factores físicos, con el resultado de una neogénesis vascular y venosa1,7. Tratamiento de las telangiectasias Los pacientes con TF buscan algún tipo de tratamiento, fundamentalmente basado en una actitud cosmética; por tanto, es importante que el método empleado esté relativamente libre de riesgos y sin cicatrices resultantes indeseables. Se han utilizado desde hace muchos años diferentes tipos de tratamientos en la historia de las TF, que comentaremos brevemente.

Electrocirugía La electrodisecación, mediante bisturíes eléctricos y aguja, se ha estado utilizando desde hace muchos años.

Los vasos deben ser cauterizados cada 2-3 mm con carga eléctrica muy baja, normalmente 1-2 A. Se sigue de una deshidratación en el tejido inmediatamente adyacente a la punta de la aguja insertada y los fluidos celulares se evaporan, siendo el resultado una destrucción tisular. Siempre existe algún grado de electronecrosis en la piel. Son necesarios múltiples tratamientos para que este tipo sea eficaz. Se puede seguir de cicatrices blancas atróficas o pigmentadas, también de queloides.

La electrocirugía habitualmente no es efectiva y posee un alto riesgo de cicatrices en las telangiectasias. El tratamiento de estos vasos mediante este método se reserva para las telangiectasias más pequeñas8,9. Hoy día, consideramos la electrocirugía un método obsoleto en la terapia de estas lesiones, debido a la ineficacia en las lesiones de mayor tamaño, las más extensas, y la posibilidad mayor que otros métodos de producir reacciones adversas.